P. Juan, Operario Diocesano, en el tronco de Mosén Sol

  1. Inicio
  2. Sin categoría
  3. P. Juan, Operario Diocesano, en el tronco de Mosén Sol

P. Juan, Operario Diocesano, en el tronco de Mosén Sol

El pasado 30 de octubre eran beatificados en Tortosa cuatro mártires Operarios Diocesanos, «Testigos de su sacerdocio» como rezaba el lema de esta celebración. De esta manera han alcanzado el reconocimiento de martirio los 30 Operarios Diocesanos sacrificados por odio a la fe en la persecución religiosa de los años 30 en España (se suman a los beatificados en 1995, 2013 y 2017). ¡La Hermandad está de Fiesta! Se ha cumplido en plenitud el deseo manifestado por el Beato Pedro Ruíz de los Paños en aquella pregunta a Mosén Sol: «¿La Hermandad tiene mártires?» Sí, D. Pedro, los tiene y tú formas parte de ellos.

Qué alegría habrá experimentado el Padre Juan al contemplar la exaltación de estos hermanos suyos. Cuánto trabajó por extender su devoción y promover su Causa de Beatificación. En ellos veía un modelo acabado de su vocación de Operario y unos seguros intercesores. Entre sus papeles y libros se esconden estampas de los mártires que conservan las huellas del uso y la devoción.

En el Siervo de Dios el ser Operario es inseparable de su vocación sacerdotal. Entiende y vive su sacerdocio como Operario. El P. Juan ingresó en la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos después de haber realizado un serio discernimiento: «Veo en el ministerio de Operario Diocesano grandes ventajas para mi propia santificación». Y señalaba como máxima ganancia: «Dedicaré toda mi vida a formar Sacerdotes Santos; con esto probaré a Dios mi amor y me haré santo». Para él santidad y sacerdocio están entretejidos, inseparables.

El P. Juan es un ejemplo claro y nítido de lo que significa ser sacerdote operario. Así estaba consignado en las Constituciones vigentes en tiempos del Siervo de Dios: «El espíritu, por tanto, que debe animar a los que aspiren a pertenecer a esta Hermandad, aparte del sincero deseo de su mayor santificación sacerdotal, ha de ser el de promover los más convenientes intereses de la gloria de Dios en las Diócesis, bajo la dirección de los legítimos Superiores». Al acercarse a su biografía es fácilmente comprobable –y así lo afirman también los testigos- la vivencia constante de estos objetivos.

El Beato Manuel Domingo y Sol –Fundador de la Hermandad- lo recordaba de manera constante: «Sea como quiera, el sacerdote por razón de sus ministerios debe tener mayor santificación personal que el simple religioso. Pero yo añado que el Operario debe tener mayor santificación sacerdotal que los otros sacerdotes, y debe reunir otras mayores condiciones».

Creo que puede afirmarse que la fundación del Instituto secular de Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote hunde sus raíces, precisamente, en su vocación operaria. La espiritualidad propia de la Hermandad nutre –como la savia al árbol- a un nuevo Instituto en la Iglesia. La fuerza carismática de Mosén Sol –conciencia de la dignidad del sacerdocio, urgencia de la promoción de las vocaciones sacerdotales y deseos de reparar al Corazón de Jesús- excede los límites de la Hermandad con la fundación de las religiosas Discípulas de Jesús, primero, y las Siervas Seglares, después. A lo que hay que sumar la vivencia de este carisma sacerdotal por parte de laicos y familias. Del tronco de Mosén Sol surge nueva vida.

La Beatificación de los últimos mártires Operarios plasma el deseo de santidad querido por el Fundador y nos impulsa a soñar con que esa constelación de testigos Operarios se vea pronto enriquecida por el reconocimiento de la santidad del P. Juan.

Pero los santos no están para poner en las vitrinas sino para empujarnos a cada uno de nosotros a tomarlos en serio y atrevernos, como ellos lo hicieron, a decir que sí a Dios con todas nuestras fuerzas. De nuestro “sí” como del de los santos dependen muchas cosas grandes.

Fernando del Moral Acha
Sacerdote de la diócesis de Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos

Menú